Esta es posiblemente una de las notas más complicadas que me ha tocado escribir desde que inició el viaje del Hocicón (Marca Registrada putos pa que nos se quieran pasar de lanza). Pero también es una tenue luz de esperanza mis hocicones.

Hace 8 años Obama ganaba las elecciones, el presidente del progreso gringo llegaba al puesto  más importante del mundo, el chingón de chingones y jefe de jefes, yo en aquel entonces estaba más pendejo que ahora y recuerdo que creía en que habría un cambio chido en el mundo, que el cabrón que había prometido el cierre de Guantánamo, premio Nobel de la Paz por algo que nunca concretó, el pinche negro a toda madre cambiaría las cosas…

Ahora me descubro a casi media noche  refrescando la pantalla de mi navegador entre atónito y con risa nerviosa por los resultados que veo, Trump siendo las 23:30 de la noche esta apunto (si no es que ya es virtualmente ganador) de convertirse en Presidente de los gringos y de esto la culpa tiene única y exclusivamente la Killary Clinton, obstinada por ser Presidenta, atropellando a diestra y siniestra a sus mismos compañeros de Partido, Baliendole Berga la Bida y sin entender que la gente no la quería,  lo ha logrado, Trump no gana las elecciones por su pinche cara de baboso, las pierde la Killary.

Pero esto, aunque nos incumba mucho y esté de moda no es lo principal de esta nota, no es lo más importante mis estimados lectores, no. México nunca ha sido un país soberano aunque nos quieran ver la cara de pendejos que sí, México siempre ha dependiendo de una gran potencia  y de ser el patio trasero del gandalla del barrio y eso nunca ha sido chido.

Trump podría intentar levantar el muro, podría mandar a la verga el TLCAN, podría deportar a toda la bola de paisas que viven en los United, quién sabe y  hasta Salvadereños nos mande el pendejo, podría ser el mismo diablo que lleve al dólar costar 25 pesos, ese pendejo podría hacernos la vida imposible los siguientes 4 años (podría perder mi chamba por ejemplo), pero Trump en toda su estupidez y pendejada podía ser también una luz de esperanza para nosotros, explico.

México debe dejar de ser una rémora internacional, nuestra industria nacional, no es nacional no mamen,  es gringa y tiene capital al que le interesa el mercado gringo (poco el nuestro), hacemos coches, teles y tequila para los gringos y lo que sobra nos lo quedamos como las lavazas que el carretonero recogía cada 3 días en mi pueblo para darle de comer a los puercos, recupero: nuestra industria nacional no vale para pura verga si siempre dependemos de ese mercado, es tiempo de dejar de depender de ello, vamos a valer pa pura madre los siguientes años pero es justo y necesario voltear a otros lados ya.

Esta es una oportunidad hocicones, Killary es la más cómoda para nosotros, pero también no es que estemos comiendo miel sobre hojuelas, nada crece en la zona de confort y si hay que atorarle a los putazos es justo ahora que tendremos al pendejo ese enfrente cuando hay que apretarse los dientes y mandar a todos los pendejos a la chingada y por fin forjarnos un puto camino.

Yo no veo a Trump como la maldición que nos cayó por no ir a misa los domingos, pensar que los gringos son una bola de pendejos por elegirlo es también pecar de desconocimiento de su realidad y uno no es nadie para juzgar a la banda gringa (miren que aquí tenemos al pendejo de Peña), allá ellos que tendrán que enfrentarse a esos demonios, creo que es hora de decirles chido por el raite, pero de aquí ya vamos solitos.

Son las 23:45, Trump aún no es elegido oficialmente como Presidente gringo, pero pase lo que pase, ya ganó.

 

 

Dejar respuesta