Han pasado unos días desde que fueron encontrados en el municipio del Tlaquepaque unos vatos con las manos mutiladas, no es que seamos amarillistas en El Hocicón y demos la nota con fotos culeras de como quedaron los pobres diablos, no, de hecho no vamos a reproducir esas fotos y en su lugar dejaremos  a los Ositos Cariñositos.

Pero, ¿por qué chingados hacer una nota al respecto? ¿qué putas nos importa que les hayan mochado las manos a presuntos narcomenudistas? Estimados hocicones, hay un pedo y tenemos que hablarlo:

Las Redes Sociales (el Feis y el Tuiter) se llenaron de fotos y notas con comentarios a diestra y siniestra, sin duda es un pedo que impacta muy culero a la sociedad y mucha gente si debió pensar: ay guey!!! Pero mucha otra (y aquí va el pedo) estuvo muy pinche a  favor de lo que les sucedió a esos pobres gueyes.

Neta, está muy cabron pensar y creer que obtuvieron lo que se merecieron, el clásico: “pinches lacras hasta que la pagaron” o “que bueno, ojalá que sigan chingándolos así”; se repitió en muchísimas ocasiones en las redes y esto es sin duda un reflejo de nuestra descomposición social, de la poca o nula fe en nuestras instituciones y de que cada día estamos más pinche locos.

Los vatos seguramente hicieron muchas cosas malas, pero es tarea del estado (y para eso le pagamos) el darles un juicio adecuado y trabajar con ellos para una reinserción en la sociedad, y mire que yo he sido varias veces víctima de la delincuencia (asalto a mano armada, robo de autopartes, robo en casa habitación, mota comprada de mala calidad y otras cosas que ya ni recuerdo), el pensar en que obtuvieron lo que se merecieron está muy cabrón, primero porque se cede a grupos criminales el derecho (y hasta la obligación) de hacer justicia (ahora se confía más en grupos delictivos que en la propia autoridad) y segundo porque sencillamente es un pensamiento bien pinche bárbaro y ya no estamos pa eso, no mamen!

Ya no sé si le lograron pegar las manos a los vatos esos, tampoco cuál será el desenlace de esta situación, lo que si sé es que el estar a favor de esas situaciones nos lleva cada día más, un poquito más lejos del mundo que una vez soñamos.

Dejar respuesta