El amado por casi todos Papa Francisco I dice que las viejas ni se hagan ilusiones con ser Sacerdotes, que esa es chamba de los machines, siempre ha sido así y siempre será así, etérnamente forever por los tiempos de los tiempos, así, punto, no estén chingando.

Ante la pregunta de una periodista Sueca, el Papa Bergoglio le echó el muertito a nada más y nada menos que Juan Pablo II, quién en 1994 se echó el choro echándole a su vez la culpa al Papa anterior Paulo VI cuando este guey dijo:

“She holds that it is not admissible to ordain women to the priesthood, for very fundamental reasons. These reasons include: the example recorded in the Sacred Scriptures of Christ choosing his Apostles only from among men; the constant practice of the Church, which has imitated Christ in choosing only men; and her living teaching authority which has consistently held that the exclusion of women from the priesthood is in accordance with God’s plan for his Church”

Fuente

Es decir,  Francisco I, que le echó al muertito a Juan Pablo II que a su vez le echó el desmadre  Paulo VI (sesto), basa su última declaración en pleno siglo XXI que las viejas no pueden ser sacerdotes por tres razones fundamentales:

  1. En la Biblia Cristo nomás eligió Apóstoles a puros hombres (Recordemos que la pinche Biblia ((¿se puede decir Pinche Biblia sin irse al infierno?)) está escrita por puros hombres).
  2. La Práctica de la Iglesia desde siempre basada en el punto anterior. (No mamen otra vez).
  3. La Autoridad de la Iglesia en sus enseñanzas siempre ha sido así (tercer no mamen).

Es decir, las viejas no pueden ser sacerdotes porque simple y sencillamente nunca lo han sido, punto, no le muevan o se les va el camión, putos.

Y ustedes mis estimados hocicones, ¿creen que algún día las mujeres lleguen a ser sacerdotes y oficien misa o que la Iglesia Católica seguirá viviendo por muchos años más en la Edad Media?

Aquí les dejamos la joyita

VíaThe Guardian
FuentePapa Francisco
Compartir
Artículo anteriorLos dueños de Andrew Jackson
Artículo siguiente¿Y ahora qué?
Sin oficio ni beneficio. Cínico. Generalmente desquehacerado y sin buenas intenciones. En la oficina me dicen que soy un gritón. Me gustan las IPAs y pasear a mi perro.

Dejar respuesta